Colombia: Proceso de Paz



El proceso de paz colombiano tiene a la sociedad del vecino país en una situación de gran tensión, navegan entre el escepticismo y un optimismo militante.
Mientras escribo, me encuentro en la ciudad de Cali, participando en un evento organizado por la Universidad Javeriana con el apoyo de la Universidad para la Paz, sobre la Construcción de la Paz en Colombia y en particular el papel de la mujer en el conflicto. En este contexto tuvimos la oportunidad de apreciar el dialogo de paz y el sentimiento popular en la calle.
Desde una perspectiva teórica, el proceso avanza a pasos agigantados. Oficialmente los diálogos comenzaran en La Habana el 15 de noviembre, después de sentar las bases en Oslo, Noruega. Pero se comenta insistentemente que el Presidente Santos habría iniciado los contactos para lograr el dialogo, desde bastante tiempo antes de los primeros rumores, incluso antes de asumir la presidencia.
Estos diálogos tiene una temática dividida claramente en mesas de trabajo, más que un proceso de paz general. Las cinco áreas de negociación son las siguientes: 1 Política de desarrollo agrario integral, 2 Participación política, 3. Fin del conflicto, 4. Narcotráfico y 5. Reparación. De tal forma que el proceso será una amplia negociación política y cooperativa, donde como afirmó el jefe de la delegación guerrillera, Iván Márquez, “la paz no significa el silencio de los fusiles, sino que abarca la transformación de la estructura del Estado”, y el representante del Gobierno Humberto de la Calle  respondió que “la terminación del conflicto es la antesala de la paz”.
 El primero de los temas, referidos a la posesión de tierras, es un tema clave en un país en el que dos millones de hectáreas han sido arrebatabas a sus legítimos dueños y cuatro millones de hectáreas más han sido abandonadas por causas relacionadas por el conflicto, despojo forzado y contaminación por minas antipersonal o desechos militares. En este sentido, es un tema fundamental para el futuro de una paz  sustentable en Colombia.  En un sentido político, el Presidente Santos afirmó que con la Ley de Restitución de tierras, “Le estamos quitando banderas a la guerrilla”.
En una perspectiva más internacional, se analizó la necesidad del apoyo de la comunidad internacional, en especial Estados Unidos y Venezuela, como un elemento fundamental para el éxito final de las negociaciones. Se comentó de manera insistente el apoyo del Gobierno del Presidente Chávez al proceso, tanto del punto de vista político como logístico.
Sin embargo, en la calle, la gente está ansiosa. Quiere creer en la posibilidad de una Colombia en paz, pero se reconocen los grandes desafíos que significan terminar con una guerra que ha tenido más de sesenta años y ha cobrado la vida de más de 100.000 personas.
Aunque no se ha fijado un plazo para las negociaciones, las elecciones presidenciales en Colombia serán el año que viene y eso pone las cosas en una perspectiva realista, donde elementos como la reelección del Presidente Santos jugaran un papel clave.  A partir del próximo 15 de noviembre Cuba será el foco de atención de buena parte del continente. En todo caso, suerte Colombia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010