miércoles, 30 de diciembre de 2015

Cambios en el continente


Las elecciones parlamentarias en Venezuela en la primera semana del mes de Diciembre pasado, fueron una sorpresa para muchos en el mundo. Pero sin duda, no son un hecho fortuito o aislado en el contexto local y regional. 

En el caso venezolano, precarias mayorías en las dos pasadas elecciones en el 2010 y 2013 permitieron al Gobierno Bolivariano mantenerse en el poder. Revisemos brevemente, en las elecciones parlamentarias del año 2010, 102,960 votos a favor del oficialismo, le permitieron obtener una mayoría simple en la Asamblea Nacional. En las elecciones presidenciales del año 2013, una diferencia de 1,49% permitió a Nicolás Maduro continuar la revolución bolivariana desde la presidencia de Venezuela.

Sin embargo, estas precarias mayorías no se reflejaban ni en la actuación del gobierno, ni en la percepción de los grupos políticos, así como tampoco en el análisis internacional de la situación local. Para todos el chavismo era una fuerza arrolladora, que no requería de consultas.

Este resultado, representa la primera victoria contundente de la oposición y que impone limites de forma clara al ejercicio de la Presidencia desde uno de los poderes del Estado, obligando a todos los actores políticos a desarrollar elementos de negociación política, más democrática y que sin duda representará una novedad en la actuación venezolana en el siglo XXI.

Desde una visión más regional, este resultado tiene una importancia continental al articularlo con la derrota del Oficialismo en Argentina y la profunda crisis que enfrenta la Presidente de Brasil con la solicitud de juicio en tramite.  La situación en relación con el llamado socialismo del siglo XXI, puede ser resumida en una frase del Presidente Evo Morales, a un periódico en Buenos Aires, la semana pasada: “Maduro y yo nos sentimos solos en la región”.

Estos hechos ya han sido comentados por diversos analistas, como la primavera latinoamericana, entre otros nombres, para demostrar el cambio de tendencia en la región. Sin embargo, han sido un conjunto de circunstancias, desde las negociaciones entre La Habana y Washington, que crearon una disidencia en la izquierda regional, además de una gran ineficiencia económica en la mayoría de los países gobernados por esta tendencia política, para no referirse a la falta de transparencia y corrupción en la mayoría de los gobiernos del Socialismo del Siglo XXI.

Los próximos meses serán de gran tensión en la región. Venezuela y Argentina ensayando un nuevo relacionamiento con las fuerzas políticas internas; Brasil a la expectativa del juicio a la Presidenta y en el resto de los países, intentando manejar las crisis económicas como consecuencia de la caída del petróleo y otras materias primas.


Serán tiempos de cambios, esperemos que los avances se consoliden y se avance en un cultura democrática de más calidad para gobernados y gobernantes.

Publicado en el Venezolano Costa Rica Número 152. Diciembre 2015

Observación Electoral en Venezuela




Las misiones de observación electoral se han convertido en un elemento clave de la democracia.  No existe una elección que no cuente con una misión confiable e independiente. Estas respuestas se han desarrollado en dos variables: una política y otra técnica.

En el área política, los gobiernos de cualquier naturaleza u orientación política, invitan a sus colegas, otros políticos y representantes de los tribunales electorales, con unos días de anticipación y pueden asistir a las elecciones, circular y emitir un reporte del acto electoral.

En el área técnica, los organismos internacionales: ONU, OEA, Unión Europea entre otras han desarrollado misiones de observación electoral, que llegan a los países con varios meses de anticipación,  analizan toda la campaña electoral, la normativa, los procedimientos y se despliegan a todo lo largo y ancho de los país, monitorean la elección, presencian el conteo y hasta presencian la celebración. Luego producen un reporte ampliamente detallado.

Estos reportes de observación electoral, son los que la comunidad internacional toman con seriedad, ya que quienes lo producen, son expertos, técnicos con muchos años de experiencia.  En nuestro continente, este mecanismo esta en manos de la OEA.  Veamos con más detalle, en las elecciones donde fue electo Hugo Chávez Frías por primera en 1998, una misión de mas de 80 técnicos, que monitoreó con mucha anticipación, dictaminó lo siguiente: “el acto electoral del 6 de diciembre de 1998 fue limpio, libre y transparente”. La OEA siguió recibiendo invitaciones para monitorear los sucesivos procesos que se han realizado en Venezuela, mientras el sistema se modificaba de forma radical. En el año 2006, la OEA participó como observador electoral en las elecciones presidenciales y entregó un informe donde decía que las elecciones habían sido limpias, pero entregaba una larga lista de temas que generaban preocupación: falta de equilibrio de la financiación de los partidos, uso de capta huellas, supervisión de la tecnología electoral entre otros muchos temas.  Esa fue la última vez que la OEA participó como observador electoral en Venezuela. Otros organizaciones internacionales, como la Unión Europea hicieron observaciones mas fuertes, como la falta de verificación de los sistemas electrónicos o la financiación del partido de gobierno.

La respuesta del Gobierno Bolivariano fue prohibir la observación electoral y crear un nuevo concepto: el acompañamiento electoral, que básicamente es la observación política que describíamos al inicio del artículo.


Casi 9 años han pasado y las últimas elecciones presidenciales la presión internacional por una observación electoral se han ido incrementando, en este caso el nuevo Secretario General de la OEA envió una carta, que en términos diplomáticos dejó sin piso a las próximas elecciones parlamentarias. Sin embargo, el CNE no ha cedido y UNASUR ha tenido grandes dificultades para aceptar que personas reconocidas como independientes y técnicos puedan integrar la misión de “acompañamiento”.  Al final, el resultado de las elecciones no tendrá la transparencia que unos y otros desean, para deterioro de todo el sistema parlamentario que saldrá de estas elecciones.  

Publicado en el Venezolano CR. Noviembre 2015

ONU y el desarrollo sostenible



Desde la fundación de la Organización de Naciones Unidas en 1945, cada año se reúne la Asamblea General, el máximo órgano de la diplomacia mundial, para que los jefes de estado y dignatarios del mundo.  Las noticias del mundo nos tienen acostumbrado a grandes discursos, más largos o cortos, mas o menos controversiales pero que convierten el podio de mármol verde de la sede de la ONU en Nueva York, en el foco del mundo. Este año el discurso del Papa Francisco, quizás fue el momento culminante de las noticias alrededor del globo terráqueo.

Sin embargo,  la Asamblea probablemente pasará la historia por la aprobación del primer esfuerzo consensuado de aprobar una agenda de desarrollo global, conocida ahora como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) u Objetivos Mundiales.  La agenda no es del norte al sur; o del sur hacia o el norte. Es una agenda acordada por todos los países del mundo y después de varios años de negociaciones y que acuerda un camino de trabajo para los próximos 15 años.  El número de Objetivos que se acordó fueron los siguientes: 1. Poner fin a la pobreza; 2. Hambre cero; 3. Buena salud; 4. Educación de calidad; 5. Igualdad de genero; 6. Agua limpia y saneamiento; 7.Energia asequible y sostenible; 8.trabajo decente y crecimiento económico; 9. Industria, innovación, infraestructura; 10 Reducir inequidades; 11. Ciudades y comunidades sostenibles; 12. Consumo responsable; 13. Acción climática; 14 Vida marina; 15. Vida en la tierra; 16. Paz, justicia e instituciones fuertes y 17.Alianzas para objetivos.

Cada uno de estos objetivos implica un programa de trabajo y una forma de medir cada uno de los avances. Por ejemplo, el objeto 1 de acabar con la pobreza extrema es el primer objetivo. Pero lo que quiero resaltar, es que la forma como se presentó esta agenda de desarrollo, es que la comunidad internacional como un todo, desde los más pobres hasta los más ricos, acordaron formalmente, aprobados por sus presidentes, ministros, príncipes y embajadores. Estos objetivos se incorporan en las agendas nacionales y presenta un panorama mundial de cuales son las prioridades del mundo.  Esto representa el primer gran avance de la comunidad internacional en constituir una agenda global, no conflictiva, sino de cooperación que establece unas prioridades internacionales. Vuelvo al tema de la pobreza, todos los países del mundo tienen números de pobreza preocupantes y que a través de la visibilización de la agenda, obliga a los estados a dirigir sus políticas públicas en ese sentido.


Esta agenda esta prevista para durar los próximos 15 años, permitirá construir las bases para una nueva sociedad internacional basada en la persona y no tanto en el estado. Este es un buen comienzo, los gobiernos firmaron un compromiso y sobre esa base deberían construirse las políticas públicas del mundo. 
Publicado en el Venezolano CR. Costa Rica.

Acuerdos de Paz en Colombia



La foto oficial es compleja. Los tres protagonistas visten de blanco:  dos jefes de estado y un comandante guerrillero.  De izquierda a derecha, el Presidente de Colombia, no sonríe. Pero se muestra satisfecho. En el medio, el Presidente de Cuba, sonríe y parece aupar al Presidente a Santos a mostrarse más expresivo. Terminando el cuadro, el comandante Timochenko, ríe de forma clara. La segunda foto, muestra a un presidente cubano asegurando un apretón de manos, dejando claro el papel de Cuba en el acuerdo de paz que avanza.

La firma de este acuerdo donde se acuerda el tratamiento legal de los combatientes en la guerra interna colombiana, coloca el proceso de paz en una nueva vía.  Esta es la primera foto de las dos cabezas visibles del conflicto colombiano en los casi 3 años de conversaciones de paz. El acuerdo requería la firma y la foto. Este es uno de los acuerdos, que luego que se culmine la negociación, donde ya los temas relativos al campo, participación política y drogas están parcialmente avanzados, permitirá el  plan general. Este acuerdo, sobre el tratamiento de las victimas representa el más importante en el rompecabezas general de la negociación.  Los guerrilleros se someten al estado y aceptan ser juzgados por los crímenes cometidos. Ese es el acuerdo firmado.  Sin embargo, la forma como este acuerdo ha sido llevado adelante es parte del proceso de negociación. Ambas partes acordaron crear una jurisdicción de justicia transicional para juzgar los crímenes en el conflicto, pero excluyendo los crímenes de lesa humanidad. 

La justicia transicional es un tipo de justicia, que busca mas esclarecer los hechos, determinar responsabilidades políticas y someter a los culpables a la jurisdicción del estado, fuera de los canales del proceso criminal ordinario y sus plazos, pruebas, etc. Esta justicia debería actuar de forma mucho más expedita. Otro elemento clave en el acuerdo, es que no es una justicia para los guerrilleros. Es una justicia donde se someterán todos los que formaron parte del conflicto, guerrilleros, fuerzas armadas y policiales y los agentes del estado.

Esta firma ha encendido un cronometro que fija una fecha para la firma definitiva de la totalidad de los acuerdos y del plan final de la negociación: 6 meses que se cumplen en Marzo del 2016. Luego la idea sería someter a un referéndum por parte de la población colombiana. Después, comenzará la sociedad colombiana a transitar otro camino, después de 5 generaciones de guerra.  Muchos ya se están preparando para el postconflicto, el estado, las fuerzas armadas y policiales, la economía, la gente.


Si todo esto funciona, Colombia cambiará. No quiere decir que estallará la paz y todo será diferente. El camino de construir una paz duradera será un tema no menos exigente y complejo, pero todo parece indicar que las cosas cambiaran, quizás para bien.

Publicado en el Venezolano CR, Costa Rica.
Fotografia, archivo Semana, Colombia 

Cierre de la Frontera Colombo Venezolana



El Gobierno Bolivariano de Venezuela decidió cerrar la frontera con Colombia en el Estado Táchira, a través de las suspensión de las garantías constitucionales por 60 días, otorgándole al Gobernador del Estado José Vielma Mora la ejecución del Decreto, que incluye la restricción de un conjunto de derechos constitucionales, que incluyen prohibición del derecho de reunión, transito, manifestación entre otros.  La ejecución del Decreto 1950 del 21 de Agosto, aunque deja claro que se respetaran los Derechos humanos de todos los habitantes los medios de comunicación del mundo entero, están reportando la forma como se deportan hombres, mujeres, niños y niñas, se decomisan bienes, alimentos e incluso billetes en bolívares, que parecieran surgir del cambio por dólares en el mercado no regulado de la frontera.

¿Como entender toda esta situación? Señaló Carlos Marx en su libro sobre el 18 Brumario, que la historia se repite primero como una tragedia y otra vez como farsa.

En tiempos de Jaime Lusinchi, el gobierno aprobó un conjunto de normas que de forma bastante similar, prohibían almacenar bienes regulados, gasolina y muchos otros bienes que el diferencial cambiario por una economía regulada podía crear. Incluso, dentro del contexto de las tensiones fronterizas, se produjeron deportaciones esporádicas, de ciudadanos colombianos, según se informó.

Sin embargo, el panorama en esta ocasión parece infinitamente más complejo. Los problemas financieros y monetarios del gobierno bolivariano tienen a toda la economía y el aparato productivo en jaque. El índice que publican algunas paginas web, se refieren a un dólar fronterizo, resultado del cambio entre pesos y bolívares. El tamaño de estas operaciones, según algunos economistas, es solo un pequeño reflejo de la economía, pero se ha convertido en el marcador de la devaluación, al situar el valor del dólar en 6 o 7 veces el valor oficial establecido por los mecanismos fijados por el Gobierno.  Por otro lado, la evidente escasez de productos regulados y el gran diferencial de precio entre el valor de los productos y el precio de los mismos en el otro lado de la frontera, convierte cualquier operación comercial en una oportunidad de negocios con grandes ganancias.


Las fronteras son espacios de contacto y representan el reflejo de dos países en un mismo lugar.  Las zonas de fronteras son espacios comunes y tienden a crear un espacio común, aunque los gobiernos se esfuercen en impedirlo. Es tal esta realidad, que en alguna época se hablaba de esta zona como un tercer país. Por ello, mientras mas fuerza se aplica, los resultados son peores. Las acciones tomadas por el Gobierno Bolivariano rozan la ilegalidad desde el punto de vista del Derecho Constitucional y de muchos tratados internacionales, pero sobre todas las cosas tienen un altísimo costo político a nivel local e internacional, especialmente en una época electoral en ambos países. Y probablemente el costo será mas alto del problema que pretenden arreglar.

Publicado en el Venezolano CR. Costa Rica. Agosto 2015. Fotografia, archivo Globovisión.