Foro Mundial del Agua, Turquia 2009. El agua no es un derecho humano


El Foro Mundial del Agua que terminó la semana pasada en Turquía, tomó una decisión clara: el agua no es un derecho humano.

En los últimos años, algunos gobiernos y activistas han trabajado para que el agua sea clasificada como un derecho humano, llevando el concepto a límites potencialmente peligrosos. Los derechos humanos son una categoría especial y extraordinaria de protección para ciertos y determinados valores que deben protegerse en beneficio de los seres humanos, incluso desde fuera de la jurisdicción del estado. Sin embargo, con la proliferación de divisiones en derechos humanos y su utilización indiscriminada, se ha desvirtuado su propósito y deteriorado su función protectora de la dignidad humana.

El agua es una necesidad fundamental, vista como un servicio público domestico en manos de los ciudadanos que deben recibir el líquido. Al pasar a la esfera internacional, la visión es totalmente diferente.

El agua es un recurso soberano del estado y representa un elemento fundamental para la existencia del mismo. Si un estado impulsa la idea que sus recursos naturales deben ser manejados como recursos humanos, podrían presentarse graves problemas para su seguridad.

El agua, presente en los ríos, está regulada por derecho internacional fluvial y obliga a los estados a no interrumpir su curso, para que puedan fluir libremente a través de las fronteras sin limitación alguna. Eso es derecho internacional. Si un estado alega los derechos humanos de su población para desviar o bloquear el curso de las aguas, crearía un grave problema para el estado aguas abajo, que podría ser legitimado con el expediente de los derechos humanos.

Venezuela es un país aguas abajo; los ríos Catatumbo, Arauca, Paraguachón e importantes afluentes del Río Orinoco, como el Meta, Vichada o Guainía drenan desde los Andes hacia Venezuela. La mayoría del agua del Lago de Maracaibo proviene de Colombia. Para Venezuela, la cantidad y la calidad del agua que viene de Colombia, representa un asunto de derecho internacional y no tiene una relación directa con los derechos humanos. Es un problema de carácter nacional y directamente relacionado con la seguridad y defensa del mismo.

Los derechos humanos son una protección especial para las personas, que permite una supervisión internacional. Los elementos que conforman el estado, son temas fundamentales y su tutela no debe sustraerse del control soberano del estado.

Foto Rio Catatumbo. Publicado en el Diario El Nuevo Pais.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010