Ataque de las FARC


La guerrilla de las FARC atacó este martes 14 de abril, al Ejercito de Colombia en una zona del valle del Cauca. Veinte soldados y un suboficial muertos; veinte soldados más heridos son el resultado del ataque.

Las versiones de las FARC se contradicen. Por un lado se informa que fue un enfrentamiento entre los dos grupos. Por otro lado, las investigaciones y la información oficial se refieren a un ataque claramente planificado, en una zona rural y pobre en el municipio de Buenos Aires.

Las dos versiones posibles son muy graves.  La primera, de un enfrentamiento o ataque no planificado por parte de las FARC podrían referirse a graves problemas de comunicación o estructura de mando en las operaciones del grupo guerrillero. Si se está negociando en la Habana, un error involuntario como este, sería muy grave. La segunda hipótesis, de un ataque fríamente planeado es aún más grave, pero en lo personal mucho más realista y posible.

El Presidente Santos recibe apoyo y felicitaciones del mundo por un proceso de paz que esta “casi” por culminar. En la Cumbre de la OEA, en los viajes a Europa y el resto del mundo, ya recibe el tratamiento del hombre de la paz.  Sin embargo, en la mesa de negociación las cosas parecen ser muy distintas.  Temas claves como la reinserción política y el papel de la justicia en determinar las responsabilidades de quienes encabezaron las acciones guerrilleras y serán temas duros de decidir.

Entonces, todo parece indicar que las FARC envían una fuerte señal de advertencia al gobierno. Las cosas no están resueltas, la paz no esta firmada y aún queda mucho por decidir.

El Presidente Santos no suspendió el proceso de negociaciones.  El Presidente si autorizó a las fuerzas militares el bombardeo aéreo a los objetivos militares.  De esta forma, pareciera que retrocedemos un paso, pero no se abandona la carrera. 


Este ataque es una muestra de juego político por parte de las FARC, que a mi juicio pone en evidencia la necesidad de una voluntad política para construir un proceso de paz sustentable. Como analistas, podemos concluir que fue un ejercicio político de las FARC. Sin embargo, para la sociedad colombiana y las familias de esos 21 hombres que murieron en la acción, el costo no es un problema de un juego político. Es la necesidad de la finalización del conflicto armado, de una vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010