Paz en Colombia


El proceso de paz en Colombia, tiene ya dos largos años de conversaciones.  Unas conversaciones de paz muy peculiares, porque se establecieron sobre un consenso político, que no incluyó el cese al fuego.

La agenda de negociaciones se estableció sobre la base de seis temas de negociación: 1. Política de Desarrollo Agrario, 2. Participación Política, 3, Fin del Conflicto, 4. Solución al problema de las drogas ilícitas, 5. Victimas y 6. Mecanismos de Refrendación de los Acuerdos Alcanzados.

Hasta el momento se han alcanzado acuerdos en los puntos 1, 2 y 4, y se han conseguido acuerdos parciales, en los temas referidos al fin del conflicto, victimas y forma de consultar con la sociedad los acuerdos alcanzados.

Esta semana, sin embargo, como consecuencia del secuestro de dos policías y un general y su grupo en acciones de combate,  el Gobierno del Presidente Santos, decidió no enviar a sus negociadores a la Habana, hasta que liberen a los soldados secuestrados. Importante reiterar que no hay prisioneros de guerra en un conflicto interno, sino son simples secuestrados.

La crisis en las negociaciones han sido grandes. El proceso de paz se paralizó hasta que la Guerrilla de las FARC aceptó liberar a los secuestrados.   Al comienzo de la semana entregaron al CICR a los dos policías y el sábado se espera la liberación del General.

Estos hechos han puesto a prueba el proceso de paz y la voluntad de dialogo.  Para muchos, la guerrilla con la liberación de los militares y policía ha apostado al dialogo y reafirmado la capacidad de imponer sus decisiones a todo lo largo de la cadena guerrillera de mando. Para otros, estos secuestros son la mejor muestra de, precisamente, la falta de voluntad para llegar a una paz sustentable. La voluntad del gobierno de mantener las conversaciones, fue puesta a prueba y el Presidente Santos parece haber actuado con el buen tino político.


Mientras tanto, en la calle, el pueblo colombiano sigue a la espera de una paz que los cobije a todos y a todas.

Comentarios

Juan Carlos buenos días. He leido tu articulo del TalCual del día 28/11, discrepo que digas que en un conflicto interno no hay prisioneros de guerra. Mas aun en un conflicto ya catalogado de guerra y cuando una de las partes ( en este caso el gobierno Colombiano y el estado también ) acepta que la otra parte es un actor importante y con algunas razones para ir a una mesa de negociación incluyendo que una cláusula de suma importancia es sentarse a negociar en medio del conflicto. Entonces, los combatientes del conflicto que son retenidos por el opuesto no son prisioneros de ese conflicto?