Vuelo MH17


El avión Boeing 777 de Malaysia Airlines MH17 derribado sobre territorio ucraniano, o más específicamente de la República Popular de Donetsk, ocasionó la muerte de 298  pasajeros, que viajaban de Ámsterdam hasta Kuala Lumpur.  Este ataque se suma a por lo menos otros dos ataques a aviones que volaban en esa zona de Ucrania, un avión militar de transporte Antonov An-26 y un avión de ataque táctico SU-25, que demuestra un patrón de actividades militares anti-aéreas que evidencia la capacidad de vectores de lanzamiento militares de largo alcance y la determinación de su utilización.  Es importante recordar que el avión de MH17 volaba a 10.000 metros de altitud.

Este ataque a un avión civil, representa el tercero en las últimas décadas contra aviones civiles  resultando en la muerte de cientos de personas. El primero y más importante fue el vuelo de Korean Airlines 007 en un Boeing 747 en la ruta Nueva York hasta Seúl el 31 de agosto de 1983.  Aunque nunca fueron aclarados los hechos, la información disponible es que cazas de la Unión Soviética derribaron el avión. El segundo caso, es otro Boeing 747 en el vuelo 103 de Pan American en la ruta Detroit-Frankfurt  que explotó el 21 de diciembre de 1988 como consecuencia de un ataque terrorista, por el cual fueron juzgados agentes del gobierno Libio de Muamar Gadafi.

En el ataque al avión malayo, es importante señalar algunos aspectos relevantes para el análisis:  el ataque se produce por una acción de misiles tierra aire en una zona, donde oficialmente no se produce un conflicto armado, sino un movimiento; de los 298 civiles que viajaban en el avión,  193 eran ciudadanos holandeses; el movimiento separatista que inicia el conflicto en la zona ha sido apoyado por Rusia; el Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Europea y los Estados Unidos han hecho diversas condenas y llamados para que cese la intervención rusa y se busque una solución negociada y se han planteado sanciones para los protagonistas de la crisis.

Más allá de todas estas consideraciones políticas, la comunidad internacional y en particular el Gobierno de Holanda necesitaran establecer las responsabilidades por la muerte de casi 300 civiles inocentes y en particular los 193 holandeses.  Este no es el caso del avión de Korean Airlines derribado por la Unión Soviética que quedó impune por la dinámica de la guerra fria, porque incluso en el ataque terrorista contra el avión de Pan Am se determinaron las responsabilidades criminales y civiles del caso.  El desarrollo del derecho internacional penal, a través de una corte permanente y la conciencia de la lucha contra la impunidad están mejor establecidas hoy que hace 30 años.  Por lo que pensamos, que luego de la entrega de los cadáveres a las autoridades holandesas, tal y como lo anunció el Primer Ministro Holandés, Mark Rutte, usaran todos los recursos “políticos, económicos y financieros” para determinar las responsabilidades.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010