Ausencia de consenso


Durante las ultimas semanas, una especie de sedante global ha dejado a un lado de los noticieros los graves problemas mundiales. Pero aunque el espacio de deportes tome mas tiempo del normal y un sentimiento de unidad nacional amalgame algunos países, por las buenas o por las malas, como el caso de Costa Rica, Colombia o Brasil, la agenda internacional se complejiza y algunos temas han alcanzado cotas muy graves.  En este caso quisiera enfocarme en el tema de los Derechos Humanos en el continente americano.

La Asamblea General de la OEA finalizada en Paraguay deja ver una situación de normalidad institucional, donde los Estados del ALBA y quienes apoyan sus posturas, insistieron en la necesidad de reformar el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos, en especial mudar la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la sede de la Secretaría General de la OEA en Washington a un país más al sur, en este caso fue propuesto Haití.

Sin embargo, en la realidad de la agenda de los Derechos Humanos, el deterioro de la calidad en la región se  evidencia con movimientos de personas del continente hacia lugares donde el proyecto de vida no conduzca a una muerte anticipada o una disminución de la calidad de vida. Ejemplos recientes han sido Colombia, Argentina e incluso nuestro país Venezuela por diversas razones. Pero el drama que se ha vivido en Centro América y México en las últimas semanas, en donde padres y madres envían a sus hijos menores, niños y niñas a cruzar la frontera con los Estados Unidos para conseguir una mejor vida, es un claro símbolo del profundo problema que vive el continente. El rotundo mensaje que envía un padre que se separa de su hijo y lo envía solo a cruzar una frontera, donde con suerte será detenido por las autoridades, no deja lugar a lindas interpretaciones.  Es preferible la probabilidad de un viaje que puede terminar en un incierto sueño americano a la opción de que su hijo termine en la certeza de una mara o muerte presa de la inseguridad.


Los Gobiernos del continente, quieren disminuir la intervención de la protección de los Derechos Humanos, mientras los órganos de protección van perdiendo su fuerza por la propia acción de los gobiernos. Del otro lado, la falta de consenso entre las ONG que promueven la agenda de protección, culmina la crisis que el tema enfrenta. Promover un nuevo consenso continental que ponga como centro a las víctimas, a los habitantes del continente, sería una prioridad urgente, por los que están y por los que vienen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010