Ruanda, 20 años


Esta semana se cumplen 20 años del genocidio de Ruanda.  El 7 de abril de 1994, el avión en que viajaban el Presidente de Ruanda y de Burundi mientras aterrizaba en la capital Kigali fue derribado, iniciando la matanza mas sangrienta y rápida que haya conocido el ser humano.

En menos de tres meses los tutsi y los hutus moderados fueron masacrados por la hutus radicales, que tenían puestos de gobierno y en las fuerzas armadas. Policías, militares y miembros de las diversas milicias mantenidas por el gobierno atacaron por doquier, a un lado y a otro. Vecinos, colegas, compañeros de trabajo, amigos e incluso familiares casados o que defendieron la vida tutsis cayeron bajo los machetazos de una población ciega por el odio dirigido por un gobierno asesino.

Y allí quisiera enfocar este tributo al millón de muertos ruandeses. La ONU ha señalado este genocidio como un fracaso, en palabras del Secretario General, pero el problema de fondo no es la papel de la comunidad internacional, sino que motivó la acción asesina del gobierno.  La radicalización de ciertos sectores del gobierno, el papel de los medios de comunicación, que comenzaron convenciendo a la población de sus derechos superiores sobre de un grupo sobre otro, luego que los tutsis robaban sus espacios y propiedades y ya luego, simplemente había que eliminarlos. Era poner en orden las cosas, no era del todo malo.

Pero, ¿realmente pensaban los jefes del Gobierno en Ruanda que eliminarían un millón de compatriotas, de amigos, de hermanos? Es difícil saberlo.  Luego de la intervención internacional, el establecimiento de un tribunal internacional y de mirar los ríos ruandeses teñidos de sangre, muchos de los castigados se arrepienten de los sucedido, creo que incluso de la escala de las muertes y de lo que al final sucedió.


Ningún órgano internacional puede sustraerse al papel legitimo de un gobierno local, cuya principal obligación es buscar el equilibrio entre las diferentes fuerzas de un país.  El papel fundamental de un gobierno es proveer del espacio de participación para que todos puedan desarrollar su vida en paz. Si un gobierno no logra ese papel, las consecuencias están servidas. La tragedia es conocida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010