Venezuela y Ucrania


Desde que el ganador del Oscar al mejor actor secundario Jared Leto se solidarizara con las protestas en Ucrania y en Venezuela, mucho se ha especulado sobre las relaciones entre ambas protestas cívicas. Sin embargo, quizás los elementos reposan más en lo que no podemos ver claramente que en la gente protestando en las calles.

En una lectura muy rápida, los orígenes de ambas protestas tienen que ver la alineación de la sociedad venezolana y ucraniana contra un proyecto cercano al socialismo hegemónico y mas cercano a las miradas democrático de corte liberal. En el caso del gobierno venezolano cercano a Cuba y de distancia con los Estados Unidos de América y las organizaciones que promueven el libre comercio y respeto a los Derechos Humanos como el caso de la OEA. En el caso Ucraniano, la formal decisión del anterior gobierno en Noviembre de anunciar la finalización de las negociaciones con la Unión Europea y afianzar los lazos con Rusia fue el detonante de las protestas. En ambos casos el acceso a bienes y servicios es un elemento de las protestas.

Por otro lado, el papel de las organizaciones internacionales para velar por el cumplimiento de los Derechos Humanos se han visto paralizadas por formalismo de un lado o de las presiones políticas que los países ejercen para evitar que la comunidad internacional pueda intervenir.  En este caso, es interesante especular sobre el papel de la geopolítica rusa en este momento. En el caso Ucraniano es muy sencillo hacerse a la idea de que Ucrania y en particular algunas áreas como Crimea están muy ligadas a la historia rusa. En el caso venezolano, podría preguntarse el analista si el anuncio del Ministro de Defensa ruso de abrir bases en la región caribeña, incluido Venezuela no tiene una clara intencionalidad. En política no hay causalidades y en geopolítica rusa, no hay la menor duda.

Cabe preguntarse si la situación que viven ambos países, Ucrania y Venezuela son causa o consecuencia. La falta de capacidad de los sistemas internacionales establecidos para proteger a la gente están en crisis o simplemente no están adaptados a la actuación de la sociedad civil no organizada fuera de los estamentos del estado o las diplomacias gubernamentales aún tienen demasiado poder como para neutralizar cualquier intento de ayudar a un grupo político que diciente del gobierno. Además, en este caso tanto el Gobierno Ruso como el Venezolano han demostrado que son capaces de usar las herramientas mas  fuertes de la diplomacia como la amenaza del uso de la fuerza o la ruptura de las relaciones diplomáticas para presionar que no se investigue o se estudie el problema.


Sin embargo, en cualquiera de los casos, la fuerza de la comunidad internacional siempre termina interviniendo, aunque a veces no sea de la mejor forma.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010

Evo, Chavez y Cameron: aviones presidenciales y otros gastos