Muerte en la Prensa



El primer artículo del año, debería referirse a los temas que podrían marcar la tendencia o los principales hechos guian el acontecer internacional.  De alguna manera una visión optimista al futuro. Pero esta semana en un repaso de los principales medios de comunicación internacionales, de una manera extraña nos devuelven un espejo a nuestro país. Un asesinato en la principal vía del país, de una venezolana y su esposo llenan las paginas de noticias del mundo entero. Una reina de belleza, actriz de telenovela muere masacrada en compañía de su esposa, porque no abrió los vidrios de su automóvil para dejarse robar.  Su hija de 5 años, fue herida en la acción criminal.

Las estadísticas internacionales que miden las ciudades mas violentas del mundo, excluyendo zonas de guerra o teatros de conflicto, ubican a tres ciudades venezolanas en la lista de las 20 ciudades más peligrosas, basadas en el número de muertos por habitantes.  De esta lista, el primer lugar lo ocupa San Pedro Sula en  Honduras tiene 169,30 homicidios por cada 100.000 habitantes, luego Acapulco, México con 142,88 homicidios por cada 100.000 habitantes y Caracas, con 118,89 homicidios por cada 100.000 habitantes. En la lista figuran Barquisimeto y Ciudad Guayana en los lugares 9 y 20 respectivamente.

¿Pero qué ha hecho saltar a Venezuela, en la ocasión de una simple muerte que es una mínima parte de las estadísticas que antes mencionamos?  Varios elementos pueden contribuir a esta cobertura, las reinas de bellezas representan a nuestro país como un símbolo en el exterior y que una marca de esa categoría se manche con la sangre sin sentido representan una combinación explosiva en la comunicación global. Decenas de autores, artistas, formadores de opinión han dejado constancia de la crisis que representa esta muerte, por absurda, violenta.

Sin embargo, dentro de muchas de las dolorosas lecturas que esta muerte representa, es un símbolo de la crisis en materia de derechos humanos. Un país que abandona el sistema regional de protección para tratar de cerrar las vías de la denuncia y al supervisión internacional, se siente ahora amenazado por el tribunal que representa la prensa mundial. Que en esta ocasión consigan a los autores materiales y los encarcelen, sólo profundiza la violación de los derechos de los venezolanos y confirma un patrón de discriminación entre unos y otros en nuestro país.


En el fondo, el redoble de las campanas por Mónica Spear, no son sólo por ella o por los miles de muertos que cada año se suman a la estadística,  son por cada uno de nosotros, están doblando por ti.

Comentarios