España y Rajoy



La política española esta sacudida por un rosario de escándalos desde el año pasado. Las investigaciones por corrupción a la hija del Rey, la cacería del Rey en África,  acusaciones en comunidades o ayuntamientos por solo nombrar algunos. Pero desde inicios del año, un expediente de corrupción sacude las bases del Partido Popular (PP) y del propio gobierno de Mariano Rajoy. El tesorero del Partido de Gobierno Luis Barcenas repartía sobresueldos en sobres cerrados a funcionarios del gobierno. Por una investigación del diario El País de Madrid, se publicaron las cuentas paralelas que este contador llevaba, donde relataba mes a mes, euro a euro, las contribuciones que todos los funcionarios, desde el Presidente Rajoy hasta diputados, ministros y administración descentralizada llevaban desde hace años.

El Gobierno al principio no prestó atención al problema, restándole importancia, como una mera campaña de la oposición. Incluso, en Marzo de este año en Bruselas Rajoy respondió a la prensa que “todo era falso, salvo alguna cosa”. De allí en adelante la Fiscalía anti-corrupción intervino, encarcelaron al tesorero y se filtraron mensajes de texto entre este y miembros del Gobierno.

Solo una amenaza de censura del Gobierno por parte del Partido Socialista ha forzado al Señor Rajoy a dirigirse al Parlamento para explicar la situación la semana que viene.

Sin embargo todo esta cronología sirve de introducción para transmitir lo que pasa en las calles de Madrid y otras ciudades. Porque el drama del analista internacional reside en que se forma la opinión sobre los medios de comunicación, ahora con la ayuda de las redes sociales, pero es difícil acercarse a la realidad. Por eso ahora que tuve la oportunidad de visitar ese país y compartir con españoles sobre el tema, quisiera exponerlos en esta columna.

La mayoría parlamentaria de la que goza el PP es tan solida que hace casi imposible que el Gobierno de Rajoy pudiera caer o terminar de forma anticipada. Si la presión sigue subiendo, el propio partido de Gobierno podría nominar a un nuevo Presidente y completar el periodo.  Simple solución constitucional. Pero en la práctica esto lo que ha servido en la calle es para deteriorar la imagen no solo del Gobierno o de la clase política en general, sino trasmitiendo la imagen de corrupción de un sistema frente a una de las crisis económicas mas severas desde el inicio de la democracia.

Y es allí donde esta el punto. Un sociedad que hace apenas 30 años tenía a un coronel golpista pistola en mano en las escaleras del Parlamento, debería tomar mucho mas en cuenta, que no es la salud de un gobierno o un presidente lo que importa, sino la preservación de un sistema de gobierno democrático, transparente, justo e inclusivo.  Y en eso de no cuidar los sistemas, los venezolanos podemos dar clases.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010