Protección de Derechos Humanos. Una lectura pesimista



Uno de los paragrafos mas interesantes de la Declaración en la reciente Cumbre de Santiago entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinomamericanos y caribeños, se refiere al papel de los organismos de protección de derechos humanos. Luego de una introducción relacionada con los compromisos generales de los estados reunidos de proteger, aprobaron el siguiente texto:

“Destacamos el papel central de las Naciones Unidas y la contribución de los órganos de derechos humanos y organizaciones como el Consejo de Derechos Humanos y nos comprometemos a continuar colaborando con el fin de fortalecerlos.”

Este declaración, dentro de muchas de las diversas interpretaciones que puede tener esta postura política de los casi 60 países representados en la mesa, tiene que ver con la revisión del apoyo que los estados en el mundo occidental esta dando a los mecanismos regionales de protección de derechos humanos.

En el Sistema Interamericano, en el seno de la OEA se aprobó un plan de fortalecimiento del sistema. En Europa, en el seno de la corte regional se han dado a la misma tarea.  Sin embargo, frente al diagnostico común de una crisis en los sistemas, los dos grupos regionales han reaccionado de manera casi opuesta.

En el Sistema Interamericano, las propuestas tienden a debilitar la presentación de casos individuales y fortalecer el papel político de los estados en la resolución de las peticiones. Por el contrario, en el caso Europeo, la estrategia aprobada en la Cumbre de Brigthon el año pasado, ha sido mas bien fortalecer al nivel domestico la implementación, no solo de las decisiones de la Corte, sino tambien de las instituciones y principios que sustentan ese mecanismo regional de protección.

En otras palabras, mientras los europeos intentan empujar la protección acercando las instituciones a los países y a los ciudadanos, en el sistema interamericano se pretende alejar las peticiones individuales y fortalecer la función diplomatica y oficial de los gobiernos en los temas. Sin mencionar la posición del Gobierno Bolivariano de anunciar el retiro del sistema como un todo, incluyendo sus dos órganos Corte y Comisión.

Si todo esto es correcto y los países europeos y americanos estan enfrentados en la forma como deben protegerse los derechos humanos, ¿Por qué los europeos apoyan a los latinoamericanos y caribeños en un mecanismos como el representado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde el papel preponderante lo tiene el examen entre estados, antes que una verdadera acción de resguardo del individuo?

Quizás sea una lectura pesimista. Quizas los sistemas de protección regionales no esten en crisis. Quizas solo sean los tiempos de cambios que nos toca vivir. Pero todo parece que los estados vienen de regreso en eso de permitir a la comunidad internacional la injerencia en la acción con sus ciudadanos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010

Evo, Chavez y Cameron: aviones presidenciales y otros gastos