Obama: cuatro años más








El resultado de las elecciones en Estados Unidos no debería sorprender a los analistas más claros, ni tampoco a los seguidores externos de la política del país del norte.  Aunque en las últimas semanas, se dio un crecimiento importante del candidato republicano Mitt Rommney, nunca pensé que Obama perdería la Casa Blanca. Esta afirmación la quiero desarrollar sobre tres elementos básicos: 1. El crecimiento económico, 2. El huracán Sandy y 3. Obama en sí mismo.
En primer lugar, podemos afirmar que luego de cuatro años de administración Obama, comienzan a verse los resultados de su política social y económica, de manera tímida y quizás no contundente, pero el camino trazado por los demócratas, de mayor solidaridad y visión de conjunto en la sociedad está caminando, seguro social obligatorio incluido.
En segundo lugar, el Huracán Sandy preocupó a todos, por los efectos que podrían desencadenarse por la falta de atención de los damnificados y la reconstrucción de muchos de los daños. Pero el apoyo que Obama recibió del gobernador republicano de New Jersey, Chris Christie, le permitió al presidente ganar el apoyo de votantes independientes buscan mas dialogo bipartidista y la moderación.
Por último, los Estados Unidos de América del siglo XXI se parecen más a Barak Obama que a Mitt Rommey. El hijo de un senador y político republicano, mormón y afiliado a los intereses del grupo político del “Tea Party”, pertenece a una visión pretérita de esa sociedad. El hijo de un africano y una ciudadana, sin recursos económicos conocidos, se parece más al país que hoy representa. En su discurso de aceptación del triunfo, dejó claro su pertenencia: “Creemos en un Estados Unidos generoso, un Estados Unidos compasivo, un Estados Unidos tolerante, abierto a los sueños de una hija de inmigrantes que estudia en nuestras escuelas y jura fidelidad a nuestra bandera. Abierto a los sueños del chico de la parte sur de Chicago que ve que puede tener una vida más allá de la esquina más cercana. A los del hijo del ebanista de Carolina del Norte que quiere ser médico o científico, ingeniero o empresario, diplomático o incluso presidente; ese es el futuro al que aspiramos. Esa es la visión que compartimos. Esa es la dirección en la que debemos avanzar. Hacia allí debemos ir.”
Sobre las formas en que los candidatos en contienda se respetaron, hasta las últimas horas de ayer o el desempeño de un gobierno que se quiere reelegir, están fuera de este artículo; no por insignificantes, sino por obvias para cualquier otro país de nuestro continente. Esperemos que el lema de campaña de Obama, “sigamos adelante”, le deje a los ciudadanos de ese país, una mejor sociedad al finalizar la que seguro será conocida como “la era Obama”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010