Desarrollo en el Orinoco


El Derecho Internacional contemporáneo establece la obligación de los países miembros de una cuenca hidrográfica internacional de trabajar de manera conjunta para su desarrollo armónico.
Los planes que adelanta el Gobierno Colombiano en la cuenca del Orinoco deben llamar nuestra atención. El Gobierno del vecino país presentó en el Plan de Desarrollo Nacional 2010-2014, un ambicioso proyecto para un intenso desarrollo agrícola en la Orinoquia, en una zona conocida como la Altillanura Colombiana,  ubicada entre el rio Guaviare al sur y el río Meta en la frontera con Venezuela al norte, el río Orinoco por el oeste y al este el piedemonte andino en la zonas cercanas a Puerto Lopez y Villavicencio.
El ambicioso plan contempla inversiones por el orden de US $ 800 millones, que aspiraban crear una potencia agrícola, similar al “cerrado” brasileño y convertir de esa manera a Colombia en una potencia agrícola. El Gobierno Colombiano contempla la creación de una corporación de desarrollo especial para la zona y un plan de infraestructura que permita el aprovechamiento de todos estos recursos.
Sin embargo, el proyecto fue inesperadamente detenido por la Corte Constitucional Colombiana, como consecuencia del cambio que introdujo el Gobierno de Santos en un concepto legal denominado “Unidad Agrícola Familiar” (UAF) el cual garantiza a los pequeños adjudicatarios y agricultores una cantidad de tierra. Este concepto fue flexibilizado por el Plan de Desarrollo para la participación de grandes capitales que permitieran una explotación intensiva y altamente productiva.
Por ahora, el Plan de Desarrollo de la Altillanura Colombiana se encuentra entrampado en los vaivenes legales del vecino país, pero para nuestro país el tema reviste la mayor importancia.  El Plan de Desarrollo propuesto por Colombia se ejecutaría en el medio de la cuenca del río Orinoco y sus consecuencias se sentirían de inmediato en la calidad de las aguas de nuestro padre río, aunado al proceso de deterioro que la explotación petrolera en las llanuras colombianas, así como la propia lucha contra el narcotráfico han introducido en las zonas de influencia de la Cuenca del Orinoco.
Es imperativo para el Gobierno de Venezuela continúe las negociaciones integrales sobre las cuencas hidrográficas para el establecimiento de un plan integral de desarrollo conjunto, no solo del Orinoco sino del conjunto de cuencas hidrográficas compartidas entre los dos países, para evitar que proyectos unilaterales en el país vecino puedan causar daños graves al estado general de las cuencas conjuntas. Este es un imperativo respaldado por el Derecho Internacional y la responsabilidad de cuidar el ambiente para las generaciones futuras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010