Colombia


Hace poco más de un mes, el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos debía estar haciendo la evaluación política de la Cumbre de las Américas en Cartagena, que terminó con algo de tensión, pero sin graves incidentes que lamentar. Esa noche, en paz, debió pensar que las cosas salieron bien. En un mes el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos entraría en vigencia y las cosas no podían lucir mejor.
Sin embargo, a las pocas horas los rumores de las prostitutas contratadas por los miembros del Servicio Secreto del Presidente Obama comenzaron a enturbiar el mensaje de Colombia como un destino seguro en todos los sentidos.
Poco tiempo después, la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaban que habían capturado al periodista francés Romeo Langlois como prisionero de guerra, aunque habían anunciado su decisión de no secuestrar civiles. Seguidamente, las FARC aclararon que no solicitarían rescate por la liberación del periodista, sino que lo hacían para garantizar un equilibrio informativo.
La visita del candidato de la Unidad venezolano  Enrique Capriles Radosnky a Colombia, fue la oportunidad perfecta del ex Presidente Alvaro Uribe para atacar al Presidente Hugo Chávez, como nunca lo había hecho, llamándolo asesino, dictador y cualquier otra cantidad de epítetos. Además aclaró que apoyaría a Capriles Radonsky aunque no lo conociera.
Y el mes, que finalizaba la larga espera para la entrada en vigor del TLC con Estados Unidos terminó con un carro bomba colocado contra el ex Ministro de Interior del Gobierno de Uribe, Fernando Londoño, donde murieron sus dos escoltas y resultaron heridas más de 54 personas.  Aún no queda clara la responsabilidad del ataque, pero muchos no señalan a la FARC como culpable.
Estos elementos, quizás no muy metodológicamente cohesionados entre sí, enturbian la administración del Presidente Juan Manuel Santos y lo obligan a tener que actuar, al menos en el plano de los medios de comunicación y la efectividad de su política de seguridad. La entrada en vigor del TLC, el ataque a un exministro compañero de gabinete y el rol opositor de un ex presidente están poniendo en jaque la administración del Presidente Santos,  no tanto en la realidad del control del país, pero si siembra dudas de su real capacidad, en otras palabras, la percepción de debilidad de la administración comienzan a tomar vuelo.
El Presidente Santos deberá adoptar las medidas necesarias para retomar, públicamente, el control de su gobierno y del país. Es necesario buscar un arreglo con el ex Presidente Uribe, que baje la conflictividad en el gobierno, porque al final Uribe se convertirá en el aliado de sus principales enemigos.  La necesidad de adoptar públicamente el control de la seguridad por parte de la administración de Santos, no tiene que ver con las próximas elecciones del año 2014, sino con la propia sostenibilidad del proyecto colombiano contemporáneo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010

Evo, Chavez y Cameron: aviones presidenciales y otros gastos