Iran, Venezuela y las sanciones internacionales


La Asamblea General de las Naciones Unidas se ha convertido, por un año más, en la alfombra roja de la política internacional. Jefes de Estados de muchos países fueron a degustar lo que se siente hablar de la tribuna más importante del mundo. La lista de fue una mezcla interesante de primeras apariciones como las del Presidente Muhamard Khadafi y Barack Obama o ya algunas tradicionales como las de Uribe, Chávez o Lula.

La agenda de temas conversados, supera el breve espacio de columna semanal, Honduras, la pobreza, el ambiente, por nombrar algunos. Pero fue Irán el tema que más tensiones provocó. El Presidente Mahmud Ahmadineyad pronunció un discurso menos agresivo, pero no por ello menos contundente. La Presidente Cristina de Kirchner solicitó al gobierno iraní, la entrega de algunos de los acusados por ese estado de los ataques terrorista a la Embajada de Israel y a la Asociación Mutual.

El Presidente Ruso anunció que su país se sumaría a la vigilancia de las sanciones impuestas al país por las Resoluciones del Consejo de Seguridad Nos. 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008) y 1835 (2008) que establecen una prohibición de ayuda o colaboración para la comunidad internacional a los esfuerzos de continuar con el programa nuclear iraní, fuera de la supervisión de la Agencia de Energía Atómica Internacional. Las sanciones abarcan el área industrial, financiera y militar.

Por eso, en este contexto el anuncio por parte del Ministro de Industrias Básicas y Minería Rodolfo Sanz de que nuestro país recibe la colaboración de Irán para encontrar uranio, reportada por la Agencia Associated Press en el marco de la Cumbre África-América del Sur en Margarita es una gran imprudencia. Esta decisión es una violación de la Resolución No. 1737 del Consejo de Seguridad en sus artículos 4, 5 y 6; así como de las Resoluciones posteriores 1747 y 1803, que se une a las que ya se vienen realizando con los vuelos directos de Conviasa, la cooperación industrial, la cooperación militar y en otras áreas. Estas decisiones son monitoreadas por un Comité Especial que ya ha enviado a nuestro país varias notificaciones sobre los alcances de las sanciones para Irán en el contexto de su programa nuclear.

La decisión de Rusia de apoyar a directamente la ONU puede inclinar la balanza en el establecimiento de sanciones a este país. La reunión que se celebrará en Ginebra el 1 de octubre entre representantes del Grupo 5 + 1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania) con funcionarios iraníes es la próxima escala. La cosa se complica.

Publicado en el diario El Nuevo Pais, el domingo 27 de septiempre de 2009

Comentarios

Valentina Guzmán Ramos ha dicho que…
Juan Carlos, en estos momentos estoy leyendo un libro bastante interesante titulado "The Ayatollah begs to differ" escrito por un periodista de origen iraní radicado en Londres. En él se describe (aunque apenas lo estoy comenzando) las paradojas de la moderna Irán. Como siempre, se expone las tensiones que existen entre la libre determinación de los pueblos y la soberanía... claro con el peligro del poder nuclear que éste país está desarrollando. Cuando lo tenga más adelantado te comento con más presición. Por lo pronto, gracias por tu artículo.
Carinos

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010