China y el pueblo uighur


La semana pasada, más de 180 ciudadanos murieron y más de 1000 resultaron heridos por la represión de las autoridades chinas. Esta situación ocurrió en la provincia de Xinjang, que posee el mismo estatus jurídico del Tibet. Los muertos provienen de la minoría étnica uigur, con fuertes raíces musulmanas y con profundos sentimientos separatistas. Sin embargo, la noticia ya está olvidada en las páginas internacionales, aunque las zonas permanecen militarizadas y el Gobierno chino prohíbe todo acceso a la información, además de presionar en diversas partes del mundo para silenciar activistas exilados. Las ideas de autodeterminación o libertad quedan casi olvidadas en este caso. Y es que con China todo es diferente, no importa lo que suceda dentro del territorio de ese estado, siempre hay un tratamiento diferente en lo que tiene que ver con ese país por parte de la prensa o las grandes cadenas de televisión del mundo. En Caracas, por ejemplo, en ocasión del relanzamiento de las relaciones entre Venezuela y ese país al inicio del Gobierno del Presidente Chávez, el Ministerio de Relaciones Exteriores sirvió de sede para una muestra fotográfica de China. En una de las fotos se mostraba una hermosa vista del Palacio Potala, sede de la monarquía tibetana y quintaesencia de la religión budista tibetana. Pregunté a uno de los Embajadores sobre las consecuencias para Venezuela de reconocer con esa acción la anexión del Tíbet por parte de China. Su respuesta fue para mí inolvidable: “no preguntes pendejadas”. Esa parece ser la acción del mundo en relación con China. Varias de las zonas más volátiles del mundo, están bajo control político de ese país. Corea del Norte, con un programa nuclear que tiene en jaque al mundo, recibe de la potencia China gran parte del combustible, el comercio y todo el apoyo necesario. Sudan, donde se desarrolla una guerra civil interminable con más de 400.000 muertos, recibe la protección del gobierno Chino. Por sólo nombrar 2 casos. En el mundo económico, la historia no parece ser diferente. El Gobierno Chino es el mayor acreedor del gobierno de los EE.UU. a través de la compra de bonos del Tesoro de ese país y aunque se supone que son sólo una forma de inversión segura; para muchos representa una amenaza para la seguridad de la potencia americana. Por eso, cuando se habla de imperialismo se debe tener cuidado, no sea que se ofenda a algunos socios.
Publicado en el diario El Nuevo Pais, domingo 19 de Julio de 2009

Comentarios

Maria Teresa Belandria ha dicho que…
A propósito de este extraordinario artículo es bueno comentar que habían 13 presos en la cárel de Guantánamo pertenecientes a esta etnia, que fueron acogidos para iniciar una nueva vida en la Isla Palau. Si el gobierno de Estados Unidos los hubiera devuelto a China habrían sido ejecutados sinb fórmula de juicio, y si bien es cierto que muchos de ellos estaban igualmente sin un proceso judicial en la cárcel, a menos ahora podrán dar información sobre las redes del terrorismo internacional, recordar al mundo la represíón en China, y el darnos cuenta como con China se hace política de los Derechos Humamos en los discursos y con los Derechos Humanos en los negocios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010