Gripe y circo. Nuevas formas de de relacionarse en el siglo XXI


La gripe porcina que ahora contamina a humanos, confirma las características de la sociedad contemporánea: miedo y globalización.

Esta pandemia, como segunda crisis mundial, comparte estos 2 elementos elementos con la crisis económica. Esta comenzó como un desequilibrio de las finanzas hipotecarias en los EE. UU., pero la falta de atención por parte de los entes reguladores y el papel de los medios de comunicación crearon una percepción de crisis por parte del gran público, que desató el miedo. El pánico se extendió por el mundo y no hubo liderazgo capaz de frenarlo.

En el caso de la gripe se han registrado 16 muertes entre México y Estados Unidos. Menos muertes que ataques de tiburones en todo el año pasado; menos muertes que en un viernes en Caracas; menos muertes que las que se suceden en Darfur, Somalia, Gaza, Sri Lanka y pare usted de contar.

Pero el individualismo y el miedo de la sociedad contemporánea reaccionan de esta forma. Los gobiernos suspenden actividades, mientras los pobladores exigen el cierre de fronteras, detienen aviones por pasajeros que estornudan y nadie se besa o se saluda para evitar el contagio.

La Organización Mundial de la Salud, intenta aprender las lecciones de la crisis financiera. Pegar fuerte y duro al principio, para evitar que se extienda… el miedo. Aunque en realidad, ya afirmaron que producir una vacuna sería igual a las que cada año preparan los laboratorios del mundo desarrollado para las gripes estacionales de la primavera y el verano. Afirmaba la Directora de Investigación de la OMS, la tardanza provendría de las pruebas en humanos; pero el desarrollo de la vacuna sería rápido.

El miedo parece ser el denominador de la sociedad del siglo XXI. La idea de incertidumbre como característica principal ya ha dejado su lugar a este sentimiento de desabrigo, de falta de protección, de ausencia y desamparo que agobia a los habitantes del mundo.

Una crisis mundial por 16 muertos. Esa cifra es común a casi cualquier noticiero nacional, un estudiante que asesina a sus compañeros y profesores; un predicador que acaba con sus más fieles seguidores; un autobús que vuela en Irak, Israel o Pakistán por la acción de un suicida.

La diferencia es que aquello sucede allá, lejos. El virus en cambio puede llegar a mi puerta, no lo veo, es silente y me puede atacar. No hay control de aeropuerto, policía o reja que me proteja. Como en una película de Alfred Hitchcock, el miedo puede atacarnos en cualquier momento.

Publicado en el diario El Nuevo Pais. Caracas.

Foto: autoridades chinas revisan un avión proveniente de Mexico.

Nota, a la fecha de la publicación los casos de muertes asociadas a la gripe se elevó a 19. Los 3 casos ocurrieron antes de la crísis, pero no se había asociado su muerte a ninguna enfermedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010