El candidato es el mensaje



La Convención Nacional del Partido Demócrata de los Estados Unidos finaliza sus sesiones la noche de hoy, con la muy esperada intervención del Senador Obama. Durante estos cuatro días, 20.000 personas se reúnen en el Centro de Convenciones Pepsi de la ciudad de Denver. El Partido Demócrata entero, con una sola consigna: darle contenido al candidato.

Esta fiesta política televisiva, mitad entrega del Oscar y mitad encuentro deportivo, es el punto fundamental en la carrera electoral, ya que no solo reúne al candidato presidencial, sino a todos los senadores, representantes o aspirantes a tales. De fondo, las grandes cadenas de televisión: Fox ataca a CNN de pro-democráta, mientras que el resto se dedica a tratar de mostrar las dos caras de la moneda: Obama se reserva para el último día; MacCain canta con Dadee Yankee.

El lunes, primer día, el esfuerzo fue en presentar a un partido unido sobre sus valores demócratas y familiares. Edward Kennedy, de quien se proyectó un video sobre su vida, con amplias imágenes de sus hermanos John Fitzgelard y Robert, porque no se podía garantizar su presencia por el cáncer y el agresivo tratamiento. Pero el octogenario senador apareció como un toro e hizo vibrar a los asistentes como nadie en todo ese día. El cierre de la noche fue para la Señora Michelle de Obama, esposa del candidato, quien en una clara muestra de clase media americana, nos mostró a sus hijas y el camino andado con su marido, “de nombre raro”, hasta esa noche. El cierre: Obama en una video conferencia, le dio las buenas noches a sus hijas y a todos los asistentes, prometiendo verlos esta noche del jueves.

El martes todo giró alrededor de las palabras de Hillary Clinton; presentada por su hija y aplaudida por su marido desde las gradas, increpó al público si todo el camino andado para postularla, era acaso por ella o por aquellos que lo necesitaban. El apoyo a Obama no tenía dudas. Sin embargo, las cadenas de televisión no perdieron la oportunidad de entrevistar delegados, que estaban allí para votar por Hillary, aún preguntándose: ¿Por qué no es ella la candidata? ¿Por qué no es la vicepresidente?

El miércoles, cierra la convención en efectos reales Bill Clinton. El gran elector, el presidente que todos quieren emular, al que todos los discursos han hecho referencia: “podemos volver a la era de prosperidad”. Su discurso, en su más claro estilo, Obama es el hombre, no hay duda.

Luego en el programa, un muy emotivo discurso del candidato a la Vice-Presidencia Joe Biden, haciendo un recuento de su vida, su política y como siempre Obama ha tenido razón en sus juicios, aunque no haya tenido la oportunidad de trabajar para ponerlos en práctica.

Un final con sorpresa. Luego de intensas críticas de sobre la desaparición del candidato, Barak Hussein Obama,apareció en escena. 3 minutos. Aquí estoy, nos vemos mañana.

Esta noche, la Convención Demócrata abandona el Centro Pepsi de Convenciones para trasladarse hasta el Estadio de Futbol Americano de esa ciudad, donde frente a 70.000 personas -y justo en una noche que conmemora el 45 aniversario del discurso de Martin Luther King “Yo tengo un sueño”-, Obama espera recibir la bendición de su partido.

La estrategia ha sido clara durante la semana, construir un candidato; mostrar la unidad del Partido alrededor de un hombre, que tiene muchos elementos para conquistar la presidencia, pero no los tiene todos y especialmente no tiene a Hillary. De acuerdo a un cronista del Washington Post la pregunta era siempre la misma: ¿Cómo vamos, cómo lo esta haciendo? La respuesta: “mejorando”.

Las últimas encuestas hechas con la Convención de fondo, siguen mostrando a MacCain con ventaja. Entretanto, la consigna demócrata persiste en su objetivo: llenar de contenido a un hombre que parece no tenerlo. Definitivamente, en esta carrera electoral no queda duda: el candidato es el mensaje.

Publicado en el diario El Nuevo Pais. Caracas, Venezuela.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Palabras en el Acto de Imposición de Medallas de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. 25 de Noviembre 2010